Home Números anteriores Tlamatini 4

En el marco del 60 aniversario de la Facultad de Humanidades, Tlamatini. Mosaico humanístico presenta su cuarto número. Este último ejemplar nace en un contexto social incierto, en medio de la urgente presencia firme de humanistas que den respuesta a distintas problemáticas, o bien que propongan nuevas preguntas para reflexionar ante el mundo.

Si bien Tlamatini surge como un ejercicio universitario, poco a poco ha ido presentando distintas inquietudes que no responden solamente al ámbito académico, sino más bien al humano. Y es que el ser humano es el objeto de la mirada de esta publicación digital; pensarlo desde diferentes perspectivas permite mostrar su complejidad.

Este cuarto número abre con el trabajo de Silvia Amézquita, una estudiante que se destaca en la Facultad de Humanidades por su postura frente el mundo y por su reflexión aguda. Ella nos propone una lectura en torno a la visión fenomenológica de Merleau-Ponty y la experiencia inmediata. El texto es una oportunidad para pensar nuestra relación con el mundo y con el otro a quien denominamos semejante.

A este profundo artículo sigue la propuesta conceptual de Andrés Bustamante Ortiz, estudiante de la licenciatura en Letras Latinoamericanas, cuyo trabajo académico cotidiano resalta por su precisión y rigurosidad. En su ensayo, nos invita a reflexionar en torno al Barroco literario y propone el término «neobarroco conceptual latinoamericano» a partir de Cien años de soledad. El trabajo de Bustamante es arriesgado, pero riguroso. Una pena sería que no tuviera eco.

Orgullosos nos sentimos de poder publicar el trabajo de un amigo panameño, Abdiel Rodríguez Reyes. Lo nombramos amigo porque es su segunda colaboración con nosotros, lo cual nos motiva. Desde Panamá, Rodríguez envía una descripción bibliográfica y conceptual del denominado «giro decolonial». El pensamiento decolonial es una manifestación cada vez más fortalecida del pensamiento latinoamericano ceñido a la teoría crítica. Este proyecto reflexiona en torno a la especificidad histórica y política de América Latina. En tal sentido, “El giro decolonial en el siglo xxi” es una oportunidad para comenzar un camino en este tema.

El conjunto de artículos que teorizan sobre el ser humano y sus manifestaciones sociales o artísticas encuentra su culmen con la aportación de Carlos Ledesma, Profesor de Tiempo Completo de la Facultad, cuyo trabajo apasionado ha contagiado no solo a sus alumnos, sino a todos aquellos que tienen la oportunidad de charlar con él. Su conocimiento de la historia del arte le permite enunciar un “problema teórico recurrente entre los historiadores” como él mismo señala en el resumen a su trabajo “Periodización y estilo. Dos asuntos diferentes”. A través de las líneas de este artículo el lector se enfrenta a la destrucción de una conceptualización cuadrada y esquemática de la periodización del arte.

Sin duda, este cuarto número festeja a la Facultad de Humanidades mediante trabajos de su comunidad. En conjunción con la expresión teórica, se encuentra la producción visual, literaria, artística y de opinión. En ese sentido, celebramos la participación de estudiantes ilustradores de la Facultad de Arquitectura de la uaem, quienes elaboraron particularmente cada una de las imágenes que acompañan a los artículos. Además, nos ha emocionado la colaboración poética de Carmen Leticia Paczka Díaz, estudiante de la unam, quien ha creído en nuestra revista y ha decidido participar con “Extrañar”. Agradecemos la serie fotográfica de Mario Iván Uranga, egresado de la Facultad de Humanidades, cuya visión del quehacer artesanal y lúdico del mexicano nos lleva a pensar en nuestra infancia y en nuestro momento presente. La reseña a Snowpiercer de María Teresa Villaseñor es una muestra más de que la formación académica es solo un escalón en la formación humana y compleja de los egresados de esta Facultad.

Finalmente, abrazamos con cariño, respeto y una memoria agradecida los cuentos de la gran Margarita Tapia que aparecen en un dossier, a través del cual queremos honrar su nombre. Gracias, Margarita, por lo que nos enseñaste en las aulas, sobre todo por lo que dejaste grabado en nuestro corazón con tu apasionada forma de vivir.

Humanos todos, leamos, que (si no) el mundo se va a acabar.

Descargar: Tlamatini 4

Deja un comentario